El Nuryana es un lugar donde, más que enseñar, se siente, se crea,

se aprende, se vive, y vale así para educarnos.